Crema de Portobello

el

photoshopcrema1

La “comida marrón” quizás no sea muy estética ni sirva para fardar en Instagram y sus aledaños -aunque tenga hashtag propio-, pero constituye uno de los pilares de la civilización. ¿Qué sería de nosotros sin las lentejas, las gachas y esos purés sabrosos pero de color poco atractivo? La progresiva instagramización del mundo ha conseguido incluso que la crema de champiñón, uno de los clásicos de la cocina marronácea, sea de un blanco casi impoluto. ¡Sacrilegio!

Fácil a la vez que reconfortante, se puede dejar con textura de crema o más líquida, —según os guste más— y aunque su aspecto natural sea grisáceo tirando a marrón pocho, la sopa de champiñón tiene un sabor estratosférico capaz de desterrar de un plumazo a su imitación de sucedáneo. ¿La clave? Eliminar la humedad de los champiñones dejando tan sólo un gusto intenso a seta y monte. Para ello lo mejor es utilizar champiñones de variedad Portobello (los marrones por fuera)

Para que no se os quejen en casa ni enarbolen la bandera contra la comida marrón, podéis preparar unos picatostes con hierbas en el horno y dejar unos cuantos champis dorados para adornar el plato: así habrá también diversas texturas que llevarse a la boca en cada cucharada.

La cremosidad la aporta la leche evaporada o la nata para cocinar, -hay gente que incluso le echa quesitos-, pero en caso de apuro se puede echar leche o sustituir todo el lácteo por la misma cantidad de caldo. Ojo con la sal que echáis, por si el caldo está fuertecito de sabor: mejor esperar a que esté casi terminado todo y rectificar en ese momento añadiéndole más, si la necesita.

Con el líquido que viene en la receta queda una textura media, a medio camino entre la crema y la sopa de la receta, de modo que podéis reducirla o aumentarla a voluntad para conseguir el resultado que deseéis. Lo mejor es quedarse un poco corto de caldo antes de triturarlo todo, y con la crema ya pasada por la batidora añadir más líquido en caso de verlo necesario. Si sois más vagos que la chaqueta de un guardia 😂😂😂 podéis eliminar el paso de tostar los champiñones en tandas y meterlos todos de una vez en la cazuela; la crema perderá la categoría de experiencia religiosa,  pero tampoco es tan grave.

 

Dificultad

Cero champiñonero.

 

photoshopcrema2

 

Ingredientes:

Para 4-5 personas

Para la crema

  • 200 gr de puerro.
  • 800 gr de champiñones portobello.
  • 1L de caldo de verduras.( de pollo) ( lo podéis cambia por agua, aunque el sabor ya no será el mismo).
  • 200 ml de leche evaporada o nata para cocinar.
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.
  • Aceite de Oliva virgen extra.

 

Para los picatostes

  • 200 gr de rebanadas de pan duro.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Pimienta negra molida.
  • Romero seco.
  • Tomillo seco.

 

Decoración

  • Champiñones Portobello.
  • Espárragos Verdes.

 

Elaboración:

Para hacer los picatostes de pan: calienta el horno a 180 grados, calor arriba y abajo. Cubre una bandeja de horno con papel de aluminio, mezcla en un bol el aceite, la pimienta y las hierbas al gusto. Corta el pan en dados y metelos en el bol, reparte bien el aceite y los condimentos. Coloca los trozos de pan en una sola capa sobre la bandeja, con espacio entre sí, y deja que se tuesten unos 5 o 10 minutos. Saca y reserva.

Limpia y corta muy finamente el puerro, sofrie  después en una cazuela con un poco de sal y un par de cucharadas de aceite de oliva hasta que esté blando y ligeramente dorado. Reserva.

Limpia los champiñones con un paño ligeramente húmedo y corta en cuartos o en octavos, dependiendo de su tamaño.

Calienta en una sartén grande dos cucharadas de aceite, a fuego fuerte, y añade los champiñones que quepan sin que estén muy apiñados entre sí (igual es necesario hacer este proceso tres veces). Agrega un poco de pimienta negra molida, una pizquita de sal y remueve de vez en cuando. Les saldrá un poco de agua y, si hay espacio suficiente y el calor necesario, ésta se evapora rápidamente. Cuando estén dorados, añade a la cazuela que contiene el puerro.

Haz lo mismo con el resto de los champiñones, guarda unos pocos para adornar los platos al final. Agrega el caldo a la cazuela y cuando esté hirviendo, deja que reduzca entre 10 y 15 minutos.

Tritura con una batidora. Añade la leche evaporada o la nata,  prueba el punto de sal y rectifica si es necesario. Sirve en platos con los picatostes, los champis reservados por encima y los espárragos verdes ligeramente salteados.

Deliciosa y gratificante. 👌❤

Hasta la próxima receta 💗 Un besito 💋

Sed muy felices 💘

 

Enjoy 😉

photoshopcrema4photoshopcrema3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s