Papas guisadas con costillas

el

De pequeña cuando mi madre hacía cualquier guiso, imagino que como a la mitad de los niños, no me gustaba. En casa se comía muchísimo plato de cuchara, para una familia numerosa los guisos eran un aliado más que perfecto para mi madre, ya que eran rápidos, muy ricos, contundentes y para llenar la barriga de cuatro personajes, jejejeje estaba más que resuelto. Nos podría gustar más o menos, pero el almuerzo estaba listo con un plato de cuchara. Ahora lo pienso y cada vez que elaboro un plato de cuchara, me acuerdo de la cara que ponía de “no gustarme” lo había en el plato. Cuando vamos adquiriendo costumbres y nos vamos haciendo adultos, valoramos todas estas recetas tan ricas y tan llenas de historia en nuestras casas. En mi casa se elabora mínimo dos veces en semana, un plato de cuchara. Es sano es saludable y muy rápido de elaborar y si contamos con una olla rápida en casa, el almuerzo está resuelto. Vamos con la receta

IMG_0326 (1)

Ingredientes:

  • 500 gr costillas de cerdo ibéricas.
  • 3-4 patatas grandes. ( elegid la variedad de patatas nuevas o la monalisa que es la más vendida en los mercados, lo mismo sirve para un roto que para un descosido  )
  • 1 cebolla.
  • 1/2 puerro.
  • 1 pimiento verde.
  • 2-3 tomates maduros.
  • 2-3 alcachofas.
  • 2-3 zanahorias.
  • 2 ajos.
  • 1 hoja de laurel.
  • Azafrán en hebra.
  • Pimentón dulce de la vera.
  • 1 clavo de olor.
  • Romero fresco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.
  • Vino Montilla Moriles.

Elaboración: ⇓⇓

IMG_0332 (1)

Lo primero que haremos será pelar las alcachofas intentando dejar la parte más blandita que está justo en el medio.  Una vez que las tengamos, las partimos por la mitad y las echamos en un bol con zumo de limón o bien perejil fresco para que no se oxiden. Reservamos. Seguidamente vamos a trocear todas nuestras verduras, la cebolla, el puerro, el pimiento, la zanahoria, los ajos y los tomates qué bien troceamos o rallamos. Pelamos las patatas y las reservamos bien lavadas

A continuación salpimentamos las costillas de cerdo Ibérica que previamente nuestro carnicero nos abra troceado, las añadimos a nuestra olla rápida con un buen chorreón de AOVE ( aceite de oliva virgen extra ), sofreímos bien hasta que cogan colorcito. Una vez las tengamos bien selladas, las retiramos y reservamos. En la misma olla añadimos la cebolla, el puerro, el pimiento verde y la zanahoria, añadimos sal y sofreímos hasta que la cebolla transparente. Una vez lo tengamos listo, añadimos el ajo troceado y le damos unas vueltas, añadimos el tomate troceado o rallado, rectificamos de sal si fuera necesario y freímos el tomate hasta que haya soltado toda el agua. Id moviendo para que no se pegue. Una vez listo el tomate añadimos las costillas con todo el jugo que haya soltado en el plato, y integramos todo muy bien. Le añadimos el pimentón dulce de la Vera y removemos todo muy bien hasta integrarlo ( cuidado con quemar el pimentón, poner el fuego bajo y remover sin que se queme ). Añadimos las las alcachofas y removemos. Seguidamente añadimos un buen chorreón de vino Montilla- Moriles y removemos bien. Cuando el alcohol se haya evaporado, agregamos el clavo de olor, el romero fresco, el laurel y cubrimos de agua. Añadimos también el azafrán en hebra. Cerramos la olla rápida, dejamos a fuego medio en la vitrocerámica y cuando empiece a salir el vapor, calculamos 15- 20 minutos. Las mías estuvieron 15 minutos y las costillas salieron súper tiernas. Una vez pasado el tiempo de cocción, retiramos la olla del fuego y esperamos a que la olla pierda toda la presión del interior. Abrimos nuestra olla, probamos las costillas y si las vemos tiernas es hora de añadirles las patatas, si de lo contrario estuvieran duras, les damos algo más de minutos de presión a la olla. Agregamos las patatas y os cuento mi secreto que no es tal secreto, porque la mayoría de la gente lo conoce ya 😉 .Cuando vayamos a cortar las patatas para echarlas al guiso, en vez de coger y trocear sin más, lo que yo hago y me funciona de maravilla para espesar el caldo, es rasgar la patata con el cuchillo, meto el cuchillo en la patata y tiró hacia arriba con un movimiento seco, la patata se rasgara y una vez en el guiso, hará que el caldo espese. Se queda trabado y súper rico. Le damos unas vueltas a las patatas, y añadimos agua si fuera necesario. Probamos y rectificamos de sal si hiciera falta. La cocción de la patata la podemos hacer de dos maneras, o bien volvemos a tapar de nuevo la olla y le damos presión 5 minutos, o bien dejamos a fuego bajo en la vitrocerámica hasta que la patata esté tierna. Yo os diré que soy más de la segunda opción, chuf chuf 😉

Una vez lista emplatamos de la forma que más nos guste, yo soy adicta a las cazuelitas, me encantan 💕💓💓

Servir bien caliente y con un buen trozo de pan. Espectacular.

Hasta la próxima receta 😉

Sed muy felices 💖

Enjoy 💘   

 

Nota: También podéis hacerla con carne de pollo, muslos y contramuslos sin piel. La elaboración seria la misma, tan solo que la carne de pollo no necesitará presión. También está espectacular.  

IMG_0335

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s